El Zumbido (The Hum)

(…) Decepcionado apuró la copa de vino, y en ese mismo instante empezó a escuchar El Zumbido. Era un sonido grave, como el de un motor diesel pero distante (…). Cada noche, entre las diez menos cinco y las diez y veinte, el Zumbido regresaba a su vida (…). La mayor parte de las veces podía simplemente ignorarlo, aunque las dos últimas noches durmió un poco peor, sobre todo por el desasosiego y la frustración de no saber de dónde venía (…)

Para los que nos dedicamos a la acústica escuchar historias como esta forma parte de nuestro día a día. Personas que se sienten realmente agredidas dentro de su propia casa por un enemigo invisible y que acuden a un consultor acústico en busca de ayuda, cuando ya han perdido la esperanza de que la Administración les dé alguna solución.

Pero no es este caso, ya que el texto con que comienzo este artículo está extraído de una novela de Ciencia-Ficción que ahora mismo estoy leyendo (La hora del Mar, de Carlos Sisí), cosa que hago mucho cuando no estoy trabajando. Y me llamó la atención no sólo porque me sentí plenamente identificado – cosas de la deformación profesional – sino porque parece ser que el misterioso e inexplicable Zumbido del que se habla es un fenómeno real, documentado y sobre el que de momento la comunidad científica no ha encontrado una explicación satisfactoria.

Científico Colin NovakSon famosos los fenómenos ocurridos en Bristol (Inglaterra, 1979), Taos (Nuevo México, 1992) o Windsor (Canadá, 2009). En España se puso de moda no hace mucho gracias al programa Cuarto Milenio, con una perturbadora grabación de madrugada en Cádiz – Aunque esto, más que a Zumbido suena a Las Trompetas del Apocalipsis. De hecho, es tan real como que el gobierno de Canadá en 2013 concedió una beca de 60000$ a la Universidad de Windsor para su investigación y localización.

El dichoso Zumbido (o The Hum como se le conoce en inglés) suele manifestarse como un sonido continuo, de muy baja frecuencia y de difícil – por no decir imposible – localización espacial. Suele aparecer en lugares tranquilos, sin industrias o focos sonoros evidentes cercanos. Los que lo han sufrido lo describen como parecido a un motor diesel en la lejanía, perfectamente distinguible en la noche. Pero no todos los que viven en las zonas afectadas lo oyen…

1. ¿Y eso a qué suena?

Los técnicos que han logrado caracterizar empíricamente el Zumbido lo describen como un sonido tonal, de envolvente modulada y muy baja frecuencia (entre 40 y 90 Hz). A esas frecuencias la sensibilidad del oído humano es muy baja, de modo que se necesitan niveles de presión sonora – vibración del aire – relativamente elevados para que podamos percibirlos. Y esa vibración a tan baja frecuencia puede ser percibida no sólo por el oído, sino también por la estructura de nuestro propio cuerpo. Más aún, hay evidencias de personas sordas que viven en las zonas afectadas que manifiestan sufrir molestias por el Zumbido de marras…

Por lo tanto, una posible razón para que no todos lo oigan puede estar, sencillamente, en la sensibilidad de cada uno. Eso sí, para quien tenga una capacidad auditiva relativamente normal, el Zumbido le será sumamente molesto a la vez que inquietante. En la siguiente figura se puede ver el espectro de un Zumbido grabado en Auckland por Tom Moir, un acústico – paranormálogo neozelandés comparado con el umbral de audición humano típico:

El zumbido comparación espectral

2. ¿Y cuál es la causa?

Hay muchas teorías sobre la causa del Zumbido, desde orígenes naturales como movimientos de placas tectónicas que producen extrañas resonancias hasta – estas son las más divertidas – experimentos secretos de algún insidioso Gobierno o ataques alienígenas, pero hasta la fecha no parece haber una explicación convincente.

Yo no me he encontrado nunca con algo parecido en ninguna de mis mediciones nocturnas, ni soy mucho de que me invadan los extraterrestres. Lo más paranormal que he vivido en mi trabajo ha sido que una vez una chica paró su coche al lado mía para preguntarme si estaba grabando cosas paranormales. Lo que tengo claro es que si alguna vez me encuentro un esotérico e indescifrable Zumbido… me fastidiará la medición de ruido de fondo.

Si tenéis curiosidad por escuchar algún Zumbido pasaos por la web de Tom Moir www.speechresearch.co.nz o buscad en Youtube.

Y vosotros, ¿habéis oído algo parecido alguna vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *