Review Cesva SC310

Sonómetro Cesva SC310 2

El fabricante español Cesva es muy popular entre los consultores acústicos por contar con un abanico de equipos de buenas prestaciones y precios contenidos.

Hoy tenemos entre manos el que hasta hace muy poco – acaba de salir su sustituto natural – ha sido su sonómetro analizador de más altas prestaciones, el Cesva SC310, un equipo que lleva en el mercado desde el año 2003, con un aspecto bastante sencillo pero con unas capacidades técnicas suficientes para la mayoría de aplicaciones habituales en nuestro trabajo.

He estado trabajando con este equipo durante varios meses. En este post os cuento mis impresiones y las que creo son sus ventajas e inconvenientes.

1. Características Técnicas

El Cesva SC310 es un sonómetro analizador de Tipo 1 con aprobación de modelo en España. Por lo tanto, con él podremos realizar ensayos y certificaciones con validez legal mientras tengamos su verificación en regla. Sus principales datos son:

Características Cesva SC310

 2. Diseño

Está claro que sobre gustos no hay nada escrito, y que el equipo que estamos analizando no es más que una herramienta, de ahí que pueda considerarse este apartado como secundario… o no.

Algo que sí se puede decir es que el Cesva SC310 resulta relativamente grande en comparación con otros equipos del mercado (341 mm de largo, incluyendo preamplificador y micrófono) aunque a cambio es uno de los más finos, dentro de un cuerpo metálico y muy plano. Su peso está en la media, 550 gramos con pilas:

Comparativa sonómetros

Comparativa peso sonómetros

La autonomía declarada por el fabricante es de 11,5 horas en modo analizador de espectro, aunque en nuestra prueba habitual[1] nos ha aguantado un poco menos, 9,61 horas. No está entre los mejores en este apartado, pero sólo usa dos pilas alcalinas AA y siempre podremos llevar repuestos con nosotros.

Pantalla Cesva SC310La pantalla de visualización es de tipo LCD monocromo con un buen contraste, aunque algo pequeña en relación al resto del equipo, de modo que en la mayoría de los casos los números y gráficos se muestran con poco tamaño. Tendréis que acercaros bastante para verlos bien.

Como en la mayoría de equipos del mercado el sonómetro se controla mediante las teclas físicas del frontal, bajo la pantalla. Son pocas, grandes e intuitivas al dividir por colores las funcionalidades. Y, cosa importante tratándose de un trabajo como el nuestro, no hacen ningún ruido al ser pulsadas, con lo que podremos tocarlas durante el transcurso de una medida sin afectar al resultado.

[1] La prueba consiste en hacer una medida en el interior de una vivienda como analizador de espectro programando registros cada 5 minutos, poniéndole pilas o baterías nuevas hasta que éstas se agoten y el equipo se apague.

3. Manejo y Funcionalidades

El Cesva SC310, como otros equipos, cuenta con un firmware ampliable con funciones opcionales para añadir nuevos modos de medición. La unidad que nos han prestado para la prueba es bastante completa, ya que, además de la función de sonómetro y analizador (1/1 y 1/3 de octava), lleva instalada la función de tiempo de reverberación, vibraciones y FFT.

Una vez arrancado el equipo (tarda exactamente 17 segundos en estar operativo), podremos seleccionar el modo en que vamos a realizar la medición pulsando repetidamente la tecla C / mode.

No obstante, antes tendremos que configurar la medida en sí mediante la tecla de menú, si bien el equipo siempre arranca manteniendo la última configuración usada. No existe la posibilidad de almacenar configuraciones que usemos recurrentemente en memoria para recuperarlas antes de comenzar la medida, lo que en mi es un claro inconveniente de este sonómetro, sobre todo si no sois usuarios avanzados o si compartís el equipo entre varias personas. Sin embargo, una vez configurado el equipo el manejo en sí no tiene ningún misterio.

Configuración Cesva SC310

El equipo distingue dos modos de funcionamiento: medición y grabación. La primera funciona como sonómetro o analizador puro mostrando valores en pantalla pero, ojo, no almacenando datos (para ello debemos guardar el registro manualmente), mientras que la segunda funciona como registro, almacenando datos en memoria con un tiempo de muestra programado.

Ambos modos de funcionamiento se configuran por separado, distinguiendose además la función sonómetro de la función analizador, aunque independientemente de cómo vayamos a almacenar los datos (medición o grabación) tendremos que pasar por todas las pantallas de configuración, ya que las opciones seleccionadas en un modo condicionan al funcionamiento del otro.

Una vez dentro de cada modo, las opciones de configuración son pocas, algo que es tanto positivo (por simplicidad) como negativo (por limitar bastante el uso a las opciones predefinidas por el fabricante):

 

[column_fourth]Pantalla Cesva SC310[/column_fourth] [column_fourth]Grabación sonómetro CS310[/column_fourth] [column_fourth][/column_fourth] [column_fourth_last]Grabación analizador CS310[/column_fourth_last]

Si os fijáis, el modo sonómetro permite la definición de tres perfiles de actuación de forma simultánea (que en este equipo se llaman funciones, o F[n]) y un tiempo de grabación o registro (llamado T, en mayúscula). La configuración que pongamos aquí (es decir, cómo hayamos definido los F1, F2 y F3, así como el T) condicionará las opciones que podemos elegir si queremos usar el modo grabación. Estas opciones están predefinidas y no hay posibilidad de añadir otras, de modo que si necesitamos usar una configuración de registro distinta hay que recurrir al modo analizador de espectro.

Las posibilidad de configuración del modo analizador de espectro son aún más escuetas, ya que en la funcionando como medición sólo podemos seleccionar el tiempo de registro (T) y como grabación almacenaremos todos los perfiles configurados anteriormente (funciones) además del análisis en espectro cada T.

El resto de opciones de configuración son más de gestión general del equipo, como por ejemplo la puesta en fecha y hora (importante para mantener la trazabilidad de nuestras medidas), el gestor de archivos o la definición de la pantalla de inicio tras el arranque. En esta sección echo de menos alguna opción de ajuste de corrección de la respuesta en frecuencia del micrófono según la incidencia del sonido (frontal o aleatoria), algo que sí se puede hacer en muchos otros equipos.

Medida Sonómetro Cesva SC310Una vez tenemos la configuración correcta del equipo, sólo nos queda hacer la medición en sí, pulsando el botón play (medición) o rec (grabación o registro) hasta que decidamos detenerla manualmente con el botón stop puesto que este equipo no permite la definición de un tiempo fijo de medición ni arranque por eventos. Recordad, si estáis usando el modo medición tendréis que guardar manualmente el resultado desde el menú de opciones.

Durante la medida, no tendremos muchas posibilidad de hacer gran cosa; tan sólo podremos hacer alguna pausa (aunque sin la posibilidad de borrado previo de algunos segundos antes de dicha pausa) o cambiar la pantalla de visualización. Por cierto, si estáis midiendo en modo grabación no veréis ningún resultado en pantalla hasta que haya pasado el tiempo T que hayáis configurado previamente.

La conclusión general del manejo es que, efectivamente, es muy sencillo, ya que por concepto el fabricante ha limitado mucho las opciones de configuración general del equipo y las acciones disponibles durante la medida. Esto mismo es a la vez un inconveniente para un uso más exigente, ya que el instrumento nos obliga a trabajar en la forma en que éste ha sido programado y nos deja poca libertad de acción.

Esto, que puede ser una muy buena idea para usuarios inexpertos o con poco entrenamiento se ve un poco empañado por el hecho de que siempre, en la práctica, tendremos que repasar la configuración general del equipo antes de empezar a medir

4. Software de escritorio

Para volcar y tratar las medidas que guardemos en la memoria interna del Cesva SC310 necesitaremos un software de escritorio gratuito, el Cesva Capture Studio, que podemos descargar de la web del fabricante (previo registro) junto con los drivers necesarios para que el PC reconozca nuestro sonómetro.

Una vez instalado el software, se conecta el equipo mediante un cable mini-USB (tipo B) a algún puerto libre del PC, y encenderemos el sonómetro para que el programa lo pueda reconocer y leer su memoria. Recordad que debe tener pilas o alimentación externa, porque no recibe corriente por el cable USB.

Mediante el Capture Studio podremos volcar datos de la memoria del equipo (en un formato propietario *.ccf), acceder y modificar remotamente la configuración de medida, visualizar los resultados de forma gráfica y numérica y exportarlos a otros formatos. Con esta versión gratuita no es posible realizar ningún tratamiento ni cálculo sobre esos datos.

Cesva Capture Studio

El programa en sí permite pocas opciones de configuración de la visualización, que siempre tiene las mismas escalas y colores de representación, al menos en la versión probada. Por ejemplo, no podremos hacer zoom sobre los gráficos, algo bastante útil para un análisis más profundo de la medida. En este sentido, su filosofía de funcionamiento es parecida a la del propio sonómetro, primando la sencillez aunque limitando a los usuarios más avanzados.

La exportación de datos, en mi opinión, tampoco es cómoda, ya que aunque tengamos abierto un archivo de datos y lo estemos visualizando en pantalla, cuando realizamos la acción de exportar (en este software se llama Convertir) nos aparece una ventana emergente en la que tenemos que seleccionar de nuevo el archivo a convertir en lugar de tomar por defecto el que tenemos ya abierto. Este proceso es lento y farragoso, sobre todo si tienes muchos registros de medidas.

Eso sí, una vez hecha la exportación (a formato Access, Excel o texto), los archivos generados siempre tienen la misma estructura de filas y columnas, y eso nos facilitará una posible automatización del análisis mediante macros o vínculos en hojas de cálculo.

5. Relación Pretaciones/Coste

El precio suele ser el factor más importante en la decisión de compra de uno de estos equipos, pero no tiene por qué ser el único. En el Cesva SC310 nos encontramos un equipo con  prestaciones suficientes para los usuarios más habituales, pero cumpliendo su cometido, y todo ello a un precio relativamente asequible.

prestaciones y costeCesva SC310 Moisés Laguna²Sólo mediante el método de ruido interrumpido

6. Conclusiones

Si has leído hasta aquí habrás visto que la principal virtud del Cesva SC310 es su sencillez, además de tener un precio contenido para las prestaciones que promete.

Sin embargo, esa misma sencillez se vuelve en su contra si quieres sacarle algo más de jugo, ya que sus opciones de configuración y acciones durante las medidas son bastante limitadas. Algo parecido puede aplicarse al software de escritorio gratuito para gestionar los datos almacenados en memoria.

En resumen, este sonómetro cumple con su cometido y lo que hace lo hace bien, aunque no me ha parecido muy versátil en cuanto a su manejo.

La unidad de prueba ha sido cedida por nuestros compañeros de Acontel Ingeniería, a quienes aprovecho para saludar y agradecer su ayuda.

Un comentario en “Review Cesva SC310

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *